Normas de protocolo para una comida | San Francisco
17873
post-template-default,single,single-post,postid-17873,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-6.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
protocolo bodas comida

13 Jun Normas de protocolo para una comida

Una boda es un acontecimiento social de mucha importancia. En este tipo de celebraciones se reúne mucha gente y, en muchos casos, los invitados no se conocen entre sí. Por eso, si queremos tener un comportamiento adecuado, debemos seguir una serie de normas, el protocolo de bodas para comer bien.

En Restaurante San Francisco te vamos a explicar las…

… normas de protocolo de bodas para una comida más básicas.

 

  • No empieces a comer hasta que no lo haga el anfitrión.

 

  • La comida se sirve por el lado izquierdo, mientras se retira por el lado derecho.

 

  • Cuando acabes de comer, la servilleta hay que colocarla al lado izquierdo o al derecho, pero no encima del plato.

 

  • La servilleta no puede usarse más que para limpiar los labios, ni para limpiar las gafas, ni los cubiertos, ni los vasos.

 

  • Durante la comida, la servilleta se coloca en el regazo.

 

  • Empieza a comer por los cubiertos de la parte exterior, para acabando por los más cercanos al plato.

 

  • Nunca tratas de enfriar un plato o bebida caliente soplando sobre él.

 

  • Si quieres probar la comida de otro comensal, deberás utiliza run plato limpio para pedir que deje ahí la comida, en ningún caso puedes cogerla con tus cubiertos de su plato.

 

  • Aunque para algunos sea una postura incómoda, los codos no pueden estar encima de la mesa, y los brazos deben estar pegados al cuerpo.

 

  • Al acabar de comer, los cubiertos debemos dejarlos encima del plato como si estuviesen marcando las seis y media.

 

Estás son sólo algunas normas básicas de protocolo que harán que seas el perfecto invitado. Recuerda que, aunque dependiendo del grado de confianza que tengamos con el resto de invitado, nunca está demás seguirlas para pasar desapercibidos.