Cómo colocar mesas para bodas | Restaurante San Francisco
17870
post-template-default,single,single-post,postid-17870,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-6.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
decoracion mesas boda

07 Jun Cómo colocar las mesas en una boda

La organización de una boda precisa del cuidado de muchos detalles, la elección del vestido de la novia, el traje del novio y, por supuesto, la distribución de las mesas. Para que todos los asistentes estén a gusto con sus compañeros de mesa, hay que pensar muy bien cómo los vamos a distribuir. En San Francisco te vamos a dar unas pautas básicas para acertar en su colocación.

Por regla general, hay dos tipos de colocación:

Método inglés.

Los anfitriones se colocan en las cabeceras de la mesa, frente a la puerta de entrada, en una mesa rectangular.

Método francés.

Los anfitriones presiden la mesa colocados en el centro de ésta y enfrentados, es una mesa rectangular ubicada frente a la entrada principal.

Para la distribución del resto de invitados, hay que tener en cuenta que el lado derecho de los anfitriones son las personas más importantes, como los padres y madres de la pareja.

Sobre el resto de invitados, habitualmente encontramos mesas de 8 a 10 invitados y para lograr que estos disfruten de la fiesta es clave determinar el modo de colocarles.

La importancia de las mesas está determinada por su distancia de la mesa presidencial. Asimismo, el protocolo recomienda sentar alternativamente a una mujer al lado de un hombre. Aunque en este sentido se permite cierta flexibilidad.

Para finalizar, no hay que olvidar la importancia de pensar en los gustos y afinidades de las personas de cada mesa, por lo que es importante sentar, al menos, a tres personas por mesa que compartan algún interés. Aquí debemos atender a factores culturales, profesionales, o formas de pensar.

Estas son algunas pautas para la distribución de los invitados en las mesas de tu boda. En San Francisco, nos encargamos de que tu boda salga perfecta y de que todo el mundo disfrute por igual durante el tiempo que dure la misma.